Aplicaciones

Aplicaciones

En las últimas dos décadas han surgido problemáticas que requieren soluciones que emplean repositorios masivos de datos no estructurados o semi-estructurados cuyo procesamiento requiere técnicas y herramientas avanzadas de la disciplina de Bases de Datos que no existen o existen con limitaciones importantes en los Administradores de Bases de Datos Relacionales actuales, por lo cual se plantea la necesidad de adaptarlos a los nuevos requerimientos o desarrollar sistemas a medida para tal fin. Como ejemplos de grandes bases de datos no estructurados y semi-estructurados se pueden mencionar: las Bases de Datos de imágenes, sonido, huellas digitales, rostros, video, documentos y datos geométricos (utilizados, por ejemplo, en los Sistemas de Información Geográfica). Todos estos tipos de datos son también conocidos como Datos Multimedia.

 

A modo de ejemplo podemos nombrar las siguientes aplicaciones donde surge la necesidad de manejar este tipo datos:

Gestión de documentos: un gran número de empresas llevan registros detallados que pueden incluir diseños de ingeniería, datos de fabricación de productos, historiales médicos, etc.

 

Marketing y publicidad:  en las aplicaciones en este ámbito es de vital importancia el manejo de datos multimedia, dado que los sistemas deben incluir visitas virtuales a negocios como supermercados, tiendas, etc; o en el caso de turismo visitas virtuales a ciudades, a galerías de arte y todo sitio de interés para quien visite una ciudad determinada.

 

Difusión de conocimiento:  la difusión de conocimiento está experimentando un crecimiento extraordinario basándose en bases de datos documentales y textuales (libros electrónicos, enciclopedias, artículos) y bases de datos de imágenes.

 

Educación:  el material de enseñanza, desde el ámbito escolar hasta el universitario, puede ser diseñado a partir de bibliotecas digitales.

 

Sistemas de reserva:  los hoteles, las compañías de transporte, las empresas de alquiler de autos, son algunos de los muchos casos donde se requiere manejar información temporal y saber la vigencia o no de un objeto tanto en un instante como en un intervalo de tiempo.

 

Gestión medioambiental:  esto implica el manejo de mapas digitales con descripciones de sus objetos, que van desde países y estados a ríos, ciudades, carreteras, etc.

 

Identificación de personas:  para uso de la Policía y de la Justicia, mediante el registro de huellas digitales, rostros, voz, firmas y/o letra manuscrita, para luego ser accedidos a través de consultas por similitud.

 

Medicina:  detección de posibles enfermedades a través de la búsqueda de patrones en bancos de imágenes o video (radiografías, ecografías, tomografías, etc).

 

Asignación Espacial de Recursos:  en el caso de la Policía, asignación dinámica de recursos humanos y unidades de acuerdo a mapas de delito con información temporal. Para los Municipios, mapas espaciales de distribución de la población para la planificación de nuevos servicios y el mantenimiento de los existentes.

 

Planificación del Transporte y Distribución:  determinación de la ruta de más bajo costo (o cercana al óptimo) para la distribución de productos y/o el transporte de personas. Aplicado tanto dentro de ciudades como entre ciudades.

 

Control de enfermedades y plagas:  mapas espacio-temporales de expansión de las enfermedades o plagas, en especial ante epidemias, con información sobre la densidad poblacional y otros indicadores demográficos, para tomar medidas de control.